Languages

Add new comment

Koldo nos contó que encontró la ruta de los contrabandistas siguiendo a una vaca. Habrá que agradecer a esa vaca, cuyo nombre Koldo no desveló, que nos permita disfrutar de un lugar tan mágico e inolvidable: tocar, oler y sentir las hayas centenarias y ese mar de musgo húmedo que parece cubrirlo todo fue algo memorable. En la ruta del Basajaunberro, tengo que confesar que no vi al Basajaun, pero, claro está, eso no es culpa del guía y, en cualquier caso, puede ser que sintiera su presencia.... También fue muy especial la ruta del robledal, que nos conduce a un magnífico roble de 800 años y en la que también se nos aparece Hemingway desde la orilla del río Irati....Tres rutas, las tres muy distintas pero igualmente recomendables, porque las tres contienen un pedacito de la esencia del Pirineo navarro, de su naturaleza y de su gente y, en definitiva, de sus historias, contadas con la pasión de alguien que ama la tierra. No os las perdáis!

By Marta

Plain text

  • No HTML tags allowed.
  • Lines and paragraphs break automatically.
CAPTCHA
This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.